Categorías
Historias

Picañas en tiempo de coronavirus

Ayer Sábado  me escribió por WhatsApp un buen amigo,  que además es buen comensal y cliente de un negocio que manejamos con mi señora,  Vendemos Picañas cocidas.

-Buenas tardes Oskar,  ¿cómo han estado? Espero que estén todos con Salud.

– Hola bien gracias, ¿y ustedes? Espero que bien también.

– También bien, en cuarentena desde el día de mi cumpleaños hace un par de semanas, que nos trajiste las Picañas, estaban buenazas, a todos les encanto.,   ¿siguen tomando pedidos ?

– Estamos igual,  en cuarentena, pero si, estamos atendiendo, ¿que necesitas?

– Quería ver si podría encárgate 3  picañas y 2 salsas de chimichurri, Si no es un problema.

– El lunes tengo que salir a hacer unas entregas, si quieres aprovecho y te llevo las Picañas.¿te parece?

–  Si gracias.

Fui al congelador donde guardamos las picañas para la venta y veo que no hay suficiente para el pedido.

-Mañana domingotengo que llamar al proveedor de carne a ver si me puede atender a domicilio, le digo a mi señora, sino tendré que ir a Costco a comprar.

Hoy, domingo de resurrección, después de haber pasado una noche horrorosamente horrible, debido a que los vecinos que nunca están por que viven del otro lado de la frontera, pero que cuando vienen, además de ser muy educados y respetuosos hacen unas fiestas de “TOQUE A TOQUE” como diríamos en Lima a fines de los ochentas, decidieron festejar algo. 

Empezaron a llegar autos y camionetas  desde las 2 de la tarde y prendieron la parrilla, lo sépor qué el humo del asador entra directamente por la ventana de mi cuarto.  Luego de una tarde de parrilla, albercada y juerga,   como a eso de las 11:30 de la noche llegó la  banda norteña,  para los que no saben que es banda norteña se los resumo como un gran escándalo hecho con un trombón, varias cornetas y un tambor muy grande.-

-Ojalá sea una banda muy cara, pensécuando la oí llegar, así tocaran un par de canciones y se irán rápido.

Para hacerles el cuento corto, la fiesta duro hasta las 7 de la mañana.

-Amor, mañana que se les pase la resaca a estos conchesus les voy a tocar la puerta y decirles que cuando hagan estos tonos por lo menos nos inviten.  Me acorde del Gordo, un amigo de Lima, que  en los ochentas, vivía en el primer piso con terraza de un gran edificio cerca del golf en San Isidro, y cada viernes que hacia el tono salía a la puerta del edificio, apretaba todos los botones del intercomunicador y decía: “vecinos hoy hay tono, están todos invitados!!!,  un par de horas  más tarde en la fiesta veías unos fulanos bien divertidos , y a un lado de la terraza otros sentaditos en unas sillas en pijama, aburridos, pero participando, mejor ahí que en su cama con bulla.

Hoy a las 10:50 amsonó el teléfono, era Mauricio, un buen amigo, ¿qué pasa? Por qué esa voz de ultratumba– me pregunta- le conté que estábamos trasnochados por la fiesta de anoche, no me dejó  terminar el cuento completo, se enojó y casi me mienta la madre por no invitarlo.  Le explique que nosotros no hicimos ninguna fiesta, que las únicas fiestas que hacemos son o con ellos o con los peligrosos, pero ellos están responsablemente en cuarentena igual que nosotros.

Me pidió la receta del helado de mango y de las costillas de res al horno.   –Te voy a colgar, le dije, porque tengo que buscar unas picañas para un pedido que tengo,  -ok, hablamos más tarde y me corto.

Llame al proveedor y le pregunte si tenía las picañas que necesitaba, me dijo que sí, pero que no tenía como enviármelas a mi casa.  Ok, no hay problema yo voy por ellas le dije y colgué.

Ni bien deje el teléfono en la mesa, lo primero que me vino a la mente fue:  Shit! No tengo mascarillas,  ¿como voy a salir?, rápidamente me acorde que hace como seis meses se me dio por jugar al fumigador en casa, compre la maquina para fumigar, el veneno y unas mascarillas que parecen más de terror que de protección, y dije ok esas usare.

Me puse un polo de manga larga, por si había que empujar las puertas de los locales para abrirlas no las tuviera que tocar directamente con la mano que más uso (la derecha) un short (por qué hace mucho calor), unas zapatillas viejas, que estaba dispuesto a tirar regresando (emulando a mi amigo el Chino que cada vez que sale regresando tira su ropa para no infectar el edificio donde vive), mis anteojos y mi mascarilla de fumigador.

Mi mujer me vio y no sé si se asustó al principio, pero rápidamente se empezó a cagar de risa y me pregunto ¿a dónde vas así disfrazado?

-. Voy por la picañas- le contesté, me subí a la camioneta y salí.

Prendí el aire acondicionado y la camioneta se enfrió, yo traía el disfraz completo. –  Después de transitar por las calles semi vacías y parar en varios semáforos, donde los choferes de los otros autos me miraban y se reían, llegue al local del proveedor. 

Imagínense, yo con mi mascara de fumigador, con mis anteojos puestos, mi short y mis zapatillas, ¡me bajo de la camioneta y pafff!!! Los lentes se me empañan, no veía nada! No sé si por el cambio de temperatura del aire acondicionado al calor de la calle, o por el aire caliente que salía de mi nariz por el borde superior de la mascarilla.  No había mucho por hacer, lo primero que te recomiendan es no tocarte la cara, así que pensé, ok tranquilo, sopla aire frio para que se desempañen los anteojos, obviamente eso nunca sucedió,se empañaron mucho más, al grado que me sentí en Londres con Jack el destripador al lado.  Empecé a caminar hacia la entrada del local y me pegue un cabezazo contra la puerta (que no vi, por los lentes empañados), y le mente la madre al coronavirus.-  Los dependientes de la tienda se reían, no sé si de mi disfraz o del cabezazo que me pegue. No importa, a lo que vinimos pensé.

Ya tenían mi pedido listo, pagué, y emprendí el regreso a casa.

Llegue al condominio donde vivo y metí la camioneta a la cochera, además de las picañas aproveche y compre unas coca colas, unas cervezas y un par de cositas más.

Antes de bajar de la camioneta y cumpliendo con todo el protocolo de entrada a casa en tiempos del coronavirus agarro un pañito de cloro y limpio mis manos, el timón, las llaves del auto, mi celular, saco mi billetera y limpio cada una de las tarjetas, -no utilice ninguna- pero por si acaso, luego los billetes que están dentro de la billetera y por ultimo las monedas del vuelto.  Le tomo fotos a los recibos de las compras y los tiro en una bolsita de basura que luego aviento al basurero de la puerta de mi casa.

 Listo, ahora a bajar las compras y desinfectar todo.

Zambullo las patas en la bandeja con cloro 5 a 1 para matar al maldito antes de meterlo a mi casa, 

Abro la puerta, después la reja, el perro esta como siempre esperándome desde que escucha el motor del auto como 15 cuadras antes que llegue a casa.  

Me dispongo a bajar las cosas de la maletera de la camioneta, y de pronto, me llega el instinto de supervivencia.   Me acuerdo de todos los post que publica mi amigo el Chino sobre los protocolos de no llevar virus a casa, de la zona segura y cuanta cosa más.

Así que pienso, no voy a meter al maldito a mi casa y antes de empezar a bajar las cosas de la maletera de la camioneta me empiezo a quitar la ropa en la cochera para meterla en la lavadora entrando a la casa.   Estaba yo en calzoncillos cuando escucho unas voces de niños atrás mío, tengo que aclarar que vivo en un condominio, que la cochera de mi casa no tiene puerta, y que cuando me quite la ropa no había nadie en la calle, sinembargo, cuando me di cuenta era demasiado tarde, una pareja de vecinos había sacado a sus niños a pasear en bicicleta y justo coincidió con el striptease.

Qué vergüenza sentí cuando la señora del vecino al ver que me desvestía, abrió su cartera y empezó a tirar billetes, claro, siempre manteniendo su sana distancia.  El vecino y yo no supimos cómo reaccionar.  La próxima vez pido delivery.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s